lunes, 5 de enero de 2015

Lo que el senador Guido Girardi Lavin no quiere que se sepa

Soy de aquellos que, pese a los antecedentes, pensaba ingenuamente que Guido Girardi Lavín estaría a la altura de la investidura de Presidente del Senado.
Bien lo sabía el servicio de correspondencia de la Cámara de Diputados cuando debió enviar cartas que promovían su candidatura para la presidencia del PPD.. Pensé, de buena fe, que reiteraría la republicana actitud de, entre otros, Pedro de Vivar y Azua, primer Presidente en 1812 o de Camilo Henríquez, de los Alessandri, de Frei Montalva, de Patricio Aylwin, o más recientemente, de Gabriel Valdés, de Andrés Zaldívar, de Adolfo Zaldívar, de Sergio Romero, de Hernán Larraín, y privilegiaría el honor de su cargo por sobre sus intereses políticos..Lamentablemente me equivoqué. Girardi no ha estado a la altura de su cargo.

El Senado, el símbolo más prístino de la democracia, fue tomado en forma violenta por 60 manifestantes -entre alumnos y apoderados- que ingresaron exigiendo que ‘se le devuelva el poder al pueblo’.

En 2006 Girardi asumió su responsabilidad política al reconocer que en el marco de la campaña senatorial de 2005 utilizó los servicios de la empresa Publicam para hacer cuadrar ante el Servicio Electoral sus gastos de campaña. Esta era la misma firma que estuvo involucrada en las irregularidades que se detectaron en ese entonces al interior de Chiledeportes. En esa oportunidad la Alianza consideró inverosímiles sus descargos.Ver más en el artículo: Guido Girardi y el Aborto

Sin embargo, comienzan a conocerse una forma característica de actuar. En 2005, hizo llamadas a la entonces subsecretaria de Carabineros, para que destituyera a dos funcionarios policiales que lo habían infraccionado por exceso de velocidad en la ruta a Valparaíso

Y esto es lo que se conoce, pero si se cumple la ley del iceberg (lo que está oculto es mucho mayor que lo que se ve) debemos preocuparnos. Y Andrade fue más lejos aún: “La presidencia del Senado le corresponde a un senador del PPD y este partido ha señalado que ese senador se llama Guido Girardi, en consecuencia se honrará ese acuerdo… ésa es la voluntad que queremos reiterar”.
¿cómo es posible que en nuestro país se permita un continuado ascenso al poder de un político tan controvertido como Guido Girardi?. La primera cualidad por la cual un político debe luchar es la honestidad, es decir, la ausencia de contradicciones y discrepancias entre lo que piensa, lo que dice y lo que hace. Y no solo se debe ser honesto sino que parecerlo. La segunda cualidad que debe poseer un buen político es poseer una mente trabajada en la rigurosidad del saber y de hacer las preguntas correctas. Los políticos deben ser reconocidos claramente por la ciudadanía por las convicciones que sustentan y defienden. Ellos, no tienen un conflicto entre lo que es conveniente y lo que es correcto. Pero, al final perdemos todos. Y no nos quejemos.

0 comentarios:

Publicar un comentario